Novecientos noventa y seis

El cuerpo avisa y la mente traiciona.

Novecientos ochenta y cinco

Las ideas pesan, pero una vez que salen de la cabeza.

Novecientos ochenta

Por menos interpretación literal y más pensamiento lateral.

Novecientos setenta

Soy el álter ego de mi otro yo.

Novecientos treinta y nueve

Sigo pensando (y no es metáfora) que el espejo no está en el vidrio sino en la mente de quien se mira.

Novecientos veintiséis

La noche nos prepara para el día, con el descanso o con el insomnio.

Pages:1234567...26»