Novecientos sesenta y tres

La corrupción es igual de inevitable que la muerte; lo relevante es cómo nos paramos frente a ellas.

Novecientos sesenta y dos

Hipócrita, el mentiroso que no salió del clóset.

Novecientos sesenta y uno

La delgada línea que separa al asumido del presumido.

Novecientos sesenta

El mal humor también es un refugio.

Novecientos cincuenta y nueve

Poco más absurdo que la idea de cura: toda sanación es un reemplazo.

Novecientos cincuenta y ocho

Las cicatrices como manchas de dolor.